BLOQUEOS PROFESIONALES Y MEJORA PERSONAL


Hoy en día los trabajos requieren funciones más diversas y por tanto perfiles concretos al ámbito laboral donde nos movemos, teniendo por ello continuamente que adaptar nuestros perfiles profesionales a las necesidades del puesto y de la organización. Si no lo conseguimos caeremos en el riesgo de estancarnos en un mismo puesto sin posibilidad de evolucionar o de convertirnos en profesionales prescindibles.

Superar bloqueos personales

Existen momentos durante nuestra carrera profesional que las exigencias del puesto de trabajo superan nuestras capacidades o lo percibimos como tal.

¿Te ha ocurrido que te encargan un cometido y desconoces cómo realizarlo?

A eso me refiero. Lo más grave de esta situación no será carecer del conocimiento sobre los términos de la tarea, ya que este se puede adquirir consultando, leyendo o asistiendo a sesiones sobre el tema. Lo difícil viene cuando existe una falta completa o parcial de la habilidad necesaria. Porque el aprendizaje requiere tiempo, esfuerzo, pero sobretodo el reconocimiento de que se necesita mejorar, con lo que algunos se niegan a lidiar pensando que eso les hace verse como profesionales incompetentes.

SUPERACION-copia

Es imprescindible mejorar competencias para impulsar nuestra carrera y hacernos profesionales de gran valía

Para sobrellevar mejor estos cambios es esencial tener la actitud adecuada. Existen personas que aunque la organización les facilite recursos para adquirir esa habilidad, se niegan directamente o indirectamente a aprender y realizar dicha tarea

Promotion concept

De cara a nuestros compañeros/as y superiores ese tipo de actitud de mejora continua es valorada y eso convierte al profesional en imprescindible, facilitando su evolución dentro de la empresa, aportándole mayor crédito entre los iguales y posicionándole en niveles superiores dentro del mercado laboral. Solo así podremos evitar bloqueos y convertirnos en personas de alto valor competencial.

Anuncios

COMIENZAN LOS CAMBIOS


COMIENZAN LOS CAMBIOS

Ya en enero nos dio tiempo a recuperarnos y a activarnos poniendo en marcha las acciones previamente planificadas. Ahora toca alinear esfuerzos, ya que si no nos dirigimos todos a la misma dirección, los cambios en vez de suponer una mejora, pueden resultar muy perjudiciales. 
 
Para que todo vaya bien es necesario tener un equipo cohesionado, dirigido y motivado hacia los mismos objetivos. Para ello podemos educar la actitud de  los empleados a través del optimismo inteligente. Este concepto nos convierte en observador y actor de lo que ocurre a nuestro alrededor y nos lleva a tomar con valentía las decisiones hacia la mejora de las circunstancias que nos rodean. Basta de excusas, hay que moverse. Ayúdate del #pensamiento positivo.
 
La organización Dos abrazos nos lo resume en este vídeo:

 

Recuerda que aun puedes votar por Buisán2H en:http://www.andaluciaemprende.tv/index.php/aetvempresas/video/13/

NUEVO AÑO, NUEVOS INICIOS


NUEVO AÑO, NUEVOS INICIOS

Cualquier fecha es buena, pero si hablamos de replanteamientos, planificación, nuevos proyectos y cambios de perspectiva, seguramente estemos a principios del nuevo año.
Cuando acabamos contabilidad, renovaciones de IVA, cambios de nóminas y demás tramites toca el momento de sentarse a plantear el nuevo año. Incluso durante las vacaciones que hemos tenido oportunidad de ver a diferentes personas, estar dentro de otra rutina diferente a la del puro trabajo, se nos han venido ideas, algunas más locas, que pudiesen funcionar en la organización o en otros ámbitos.
Llega el momento de los nuevos propósitos también en el terreno profesional. ¿Cuáles son los tuyos?
Los proyectos que llevamos escuchando más, suelen relacionarse con el aprender idiomas, mejorar mis capacidades, mejorar las ventas, implantar calidad, obtener algún reconocimiento, ponerme al día en redes sociales, crear un nuevo producto o cambiar la forma en que hacemos las cosas
Los nuestros son:
Para todo ello es necesario planificar y llevar a cabo acciones que nos ayuden a conseguir esos objetivos en los plazos planteados. Además nos rodeamos de profesionales que nos guíen hacia las metas con los mínimos riesgos.  
 

Si prefieres entrar a votar directamente puedes hacerlo a través de este enlace:


CÓMO AUTO-MOTIVARSE, CLAVES DE ÉXITO


CÓMO AUTO-MOTIVARSE, 

CUATRO CLAVES DEL ÉXITO


Cuando empezamos algo, todos tenemos esa capacidad de entusiasmarnos hasta tal punto que lo que para otros son sacrificios, para nosotros son satisfacciones. Es a lo que llamamos motivación, un motivo que nos mueve como fuerza interna a hacer una acción para conseguir el fin deseado. Con el tiempo a la mayoría de las personas esa fuerza interior se les va agotando y se ve afectada por la exterior. La espera de una recompensa o reconocimiento de nuestro tiempo y esfuerzo invertido. Hoy lo que me gustaría es dar herramientas para lograr la independencia del reconocimiento externo, y hacer que esa inquietud por la cosas perdure en el tiempo. 



Para ello tendremos que poner en marcha cuatro claves:
1. Los inicios tienen que ser en actitud positiva. Tu estado de ánimo es clave para conseguir lo que quieres y encontrarte cómodo. Para ello podemos usar ejercicios como ponerse delante del espejo a reconocer las cualidades positivas que posees: nuestro atractivo, nuestra sonrisa, nuestro carisma, nuestra capacidad de superación o nuestra fortaleza. Todas las personas tenemos cualidades.
Esto lo debemos hacer al comienzo de cada día y repetir e intensificarlos en el comienzo de semana, de mes, de proyecto, de tareas, etc.
2. Planificar te ayuda a llegar a las metas. Cuando uno comienza el día intenta abarcar el máximo de tareas pero para ser realmente eficiente es mejor invertir un primer momento en sacar una visión general de lo que tiene que acometer. Se trata de calibrar cantidad y calidad de objetivos factibles y medibles. Redacta un listado de tareas y el tiempo aproximado y realista de lo que se tarda en cumplir todas ellas. Algunas tendrás que subdividirlas porque será improbable que se terminen en el día.
3. Busca como recompensarte. Cuando consigues metas, ya sean pequeñas o grandes, de por si son satisfactorias, pero en muchas ocasiones el cumplimiento de los objetivos diarios y semanales no son tenidos en cuenta. Por ello nosotros tenemos que buscar formas de premiarnos a través de aficiones, ocio, contacto con amistades o cualquier otro mecanismo que nos sirva como reforzamiento. Para ello por ejemplo, cualquier compra cotidiana puedo usarla y hacerla consciente como recompensa personal por mi buen acometimiento si me otorgo un extra que me satisfaga.  
4. Transforma las expresiones. Muchas veces la opiniones destructivas de los que nos rodean acaban con nuestra voluntad e incluso nuestra propia mente distorsiona y bloquea las soluciones antes de comprobar si serán realmente útiles con dudas y pensamientos intrusivos que socavan nuestra fortaleza. Tenemos que aprender a detener esas ideas que nos paralizan y convertirlas en formas de expresión más convenientes. Incluso es necesario hacer ver a los que te rodean que esas formas de comentar son dañinas, o si esto no fuera posible, intentar evitar el contacto con las personas que las producen. 

Al inicio costará trabajo y tendrás que ser constante pero una vez domines estas cuatro claves, el éxito estará asegurado.


HACEMOS AUTOEXÁMEN DEL AÑO



HACEMOS AUTOEXAMEN DEL AÑO


Termina el año y toca hacer revisión. Es hora de contabilizar los logros alcanzados así como las carencias encontradas y que con algunas, o muchas, modificaciones nos ayudaran a seguir mejorando continuamente. Para ello podemos utilizar la DAFO como hemos hecho en otras ocasiones o podemos aplicar este otro medio de análisis:

Si decidimos un análisis personal como profesional podemos optar por ver si ante las tareas y cometidos que actualmente realizo en mi trabajo y que he desarrollado durante el año he contado con los recursos necesarios, los conocimientos teórico prácticos requeridos y las actitudes apropiadas para desempeñarlos de la forma más efectiva. Así mismo puedo plantear posibles mejoras o necesidades formativas a cubrir.

En el análisis de procesos, para encontrar algunas carencias relacionadas con el modo en que se hacen las tareas, tendré que observar mis hábitos en el trabajo y si ellos me ayudan a alcanzar los objetivos de la forma eficiente que me gustaría.

Para realizar un buen auto-examen y obtener los mejor resultados es hacer por escrito algún cuadrante que nos ayude a registrar los avances y los cambios acometidos para seguir revisando a los largo del nuevo año. 


Para los que estáis en búsqueda de empleo os recomendamos los siguientes ejercicios de la “Sociedad Privada Municipal para el Fomento y Promoción del Desarrollo Socio-económico de Ceuta S.A.”, PROCESA:



¡¡Ánimo y a la tarea!!

INNOVAR Y CREAR SIN TIC ¿ES POSIBLE?



INNOVAR Y CREAR SIN TIC ¿ES POSIBLE?


Actualmente. estoy realizando un curso llamado “Innovación y creatividad”, ya que creo que la solución de incertidumbres y la formación de profesionales requieren muchas veces del uso de recursos novedosos que mejoren el rendimiento, potencien su aprendizaje y produzcan mejor adaptación al cambio, sin embargo y por ahora, el contenido de dicho curso centra la innovación en el uso de nuevas tecnologías o en la experimentación dentro de un laboratorio.

¿Es necesario TIC para innovar?

Siendo mi formación científica y mi forma de trabajar analítica me cuesta trabajo pensar en el trabajo actual, en los empleados y en su capacitación sin observaciones previas del campo que pretendemos modificar y sin el análisis de las posibles necesidades derivadas. Igualmente en el campo de la formación, me resulta impensable llevar a cabo una acción formativa sin estudiar las necesidades formativas y la capacitación previa del alumnado. Sin embargo ninguno de estos trabajos es innovador, es más, tampoco creo que haciéndolos con TIC lo sean.

Lo mismo ocurre con la creatividad. En mi diario de trabajo creo sesiones, proyectos, todos ellos nuevos. Y con una metodología poco común que requiere un trabajo continuo de creación de herramientas de trabajo y formas de trasmitir el conocimiento.

¿Cómo determinamos lo que es creativo?

Parece que crear sólo lo hacen los artistas (poetas, pintores, escritores,…), publicistas o artesanos. A mi parecer la innovación y creatividad es todo aquello que ayude a afrontar situaciones y encontrar soluciones distintas, más efectivas y ajustadas al cliente, sin necesidad de que intervengan únicamente microchips, pcs, redes o cualquier nueva tecnología construida en oriente.

Me quedo con esta idea:


“La innovación se entiende como un proceso consistente en convertir una solución, a un problema o una necesidad, en una idea creativa. “


¿Y vosotros?

Para terminar os dejamos un artículo que nos habla del término Innovación creativa. Esperamos que os guste tanto como a nosotros

¿CUIDAMOS A NUESTROS EMPLEADOS?




¿CUIDAMOS A NUESTROS EMPLEADOS?

En este comienzo de mes me he encontrado a muchos de nuestros amigos de PYMES y microempresas en la labor de darse ánimos y mandar fuerzas para el inicio de actividad tras las vacaciones. Nosotros mismos hemos aportado nuestro mensaje de #pensamientopositivo.

Pero me ha entristecido una fatal noticia, que nos coloca a los empresarios españoles como los que menos nos preocupamos por los empleados que se encuentran en estado de máxima ofuscación en sus puestos de trabajo. Dos de los titulares que reflejan esta circunstancia son:

  • “Un 29% de las firmas españolas actúa bien contra el estrés”
  • Las horas de más, sólo le preocupan a dos de cada 10 empresas
Con respecto al primer titular, sabemos que el estado anímico de los trabajadores interviene directamente en sus resultados de rendimiento. Las medidas de prensentismo(estar, pero no trabajando) y el ausentismonos confirman estos datos. Pero además recientes estudios nos avalan. Según la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (EU-OSHA): Una plantilla mal gestionada hace perder dinero a los dueños de la empresa y salud a sus trabajadores.
Del segundo titular debemos entender que cada empleado tiene ritmos de rendimiento diferente. Si tenemos claro que en nuestro negocio queremos un rendimiento que cumpla unos datos mínimos aceptables, lo primero sería establecer objetivos en función de cada puesto y observar quien los cumple. Así podremos detectar varias premisas:
·    – El personal tiene carga de trabajo suficiente para mantener el puesto de cada uno.
– Existen equilibrio entre la carga de cada puesto.
– Existe sobrecarga. Este es el peor de los casos.
Y por supuesto medir el rendimiento de cada empleado en su puesto. Si no llegara a los estándares mínimos habrá que ver si se puede solucionar a través de tutorización, formación o motivación. Si no fuera así sería necesario relevar a otro puesto de igual o inferior categoría que se ajustase más a sus cualidades o, en último recurso, hacer un despido.
En caso de sobrecarga es una cuestión de fallos de gestión organizacional. Habría que observar dónde se encuentra la mayor demanda y elegir como reorganizar el trabajo o qué perfiles serían necesarios incluir dentro de la plantilla.
Si necesita ayuda para detectar este o algún otro problema en su equipo de trabajo, llámenos. Estaremos encantados de ayudarle.

Tlf: 957049364
Para más información hacemos referencia al artículo del mundo:

¿HEMOS DESCANSADO?



¿HEMOS DESCANSADO?


A la vuelta de las vacaciones toca incorporarse al trabajo y la rutina diaria. Los primeros días cuesta el cambio de horarios y de actividad, sobre todo si hemos querido exprimir al máximo los días y nos incorporamos recién llegados del destino vacacional.

Una vez inmersos en nuestras labores toca ponerse al día de lo que ha sucedido en nuestra ausencia y retomar las tareas pendientes. Parece muy fácil pero la sensación que nos produce llevar a cabo de nuevo nuestras obligaciones es similar a la que experimentábamos en el colegio tras las vacaciones. En cierta forma hemos perdido hábitos y las tareas más sencillas se nos aparecen como mucho más complicadas de lo que recordábamos.
Tranquilos porque esta sensación incómoda pronto desaparece.

La vuelta se plantea de dos formas, si he conseguido desconectar o no. Si el trabajo se quedó fuera de mi ocio, es posible que aunque me cueste, vuelva a las tareas con ganas e ilusión tras haber recargado pilas. Si no, es posible que la adaptación sea más rápida pero mi capacidad de motivarme este mermada, lo que provoque que las tareas cotidianas me quemen rápidamente.

Hoy en día con las nuevas tecnologías y las mejoras de la comunicación a través del móvil han provocado que, aún alejados del trabajo, sigamos conectados a él. En el móvil nos llegan los correos electrónicos, “wasap” laborales y mensajes de las intranet. Al fin al cabo es como si llevásemos una mini ventana abierta al centro de trabajo. Desde ella nos llegan urgencias, problemas fuera de nuestro control y sensación de impotencia que nos impide descansar realmente en nuestras vacaciones.

Tenemos dos opciones, desconectar el móvil o guardar en un cajón el del trabajo en su defecto (si nos lo permiten), o acostumbrar a nuestro organismo a separar trabajo de ocio mentalmente. Para ello nos puede servir el proverbio chino “Si tienes un problema que no tiene solución, ¿para qué te preocupas? Y si tiene solución, ¿para qué te preocupas?”

Mucha suerte y Feliz incorporación