COMIENZAN LOS CAMBIOS


COMIENZAN LOS CAMBIOS

Ya en enero nos dio tiempo a recuperarnos y a activarnos poniendo en marcha las acciones previamente planificadas. Ahora toca alinear esfuerzos, ya que si no nos dirigimos todos a la misma dirección, los cambios en vez de suponer una mejora, pueden resultar muy perjudiciales. 
 
Para que todo vaya bien es necesario tener un equipo cohesionado, dirigido y motivado hacia los mismos objetivos. Para ello podemos educar la actitud de  los empleados a través del optimismo inteligente. Este concepto nos convierte en observador y actor de lo que ocurre a nuestro alrededor y nos lleva a tomar con valentía las decisiones hacia la mejora de las circunstancias que nos rodean. Basta de excusas, hay que moverse. Ayúdate del #pensamiento positivo.
 
La organización Dos abrazos nos lo resume en este vídeo:

 

Recuerda que aun puedes votar por Buisán2H en:http://www.andaluciaemprende.tv/index.php/aetvempresas/video/13/

HACEMOS AUTOEXÁMEN DEL AÑO



HACEMOS AUTOEXAMEN DEL AÑO


Termina el año y toca hacer revisión. Es hora de contabilizar los logros alcanzados así como las carencias encontradas y que con algunas, o muchas, modificaciones nos ayudaran a seguir mejorando continuamente. Para ello podemos utilizar la DAFO como hemos hecho en otras ocasiones o podemos aplicar este otro medio de análisis:

Si decidimos un análisis personal como profesional podemos optar por ver si ante las tareas y cometidos que actualmente realizo en mi trabajo y que he desarrollado durante el año he contado con los recursos necesarios, los conocimientos teórico prácticos requeridos y las actitudes apropiadas para desempeñarlos de la forma más efectiva. Así mismo puedo plantear posibles mejoras o necesidades formativas a cubrir.

En el análisis de procesos, para encontrar algunas carencias relacionadas con el modo en que se hacen las tareas, tendré que observar mis hábitos en el trabajo y si ellos me ayudan a alcanzar los objetivos de la forma eficiente que me gustaría.

Para realizar un buen auto-examen y obtener los mejor resultados es hacer por escrito algún cuadrante que nos ayude a registrar los avances y los cambios acometidos para seguir revisando a los largo del nuevo año. 


Para los que estáis en búsqueda de empleo os recomendamos los siguientes ejercicios de la “Sociedad Privada Municipal para el Fomento y Promoción del Desarrollo Socio-económico de Ceuta S.A.”, PROCESA:



¡¡Ánimo y a la tarea!!

¿HEMOS DESCANSADO?



¿HEMOS DESCANSADO?


A la vuelta de las vacaciones toca incorporarse al trabajo y la rutina diaria. Los primeros días cuesta el cambio de horarios y de actividad, sobre todo si hemos querido exprimir al máximo los días y nos incorporamos recién llegados del destino vacacional.

Una vez inmersos en nuestras labores toca ponerse al día de lo que ha sucedido en nuestra ausencia y retomar las tareas pendientes. Parece muy fácil pero la sensación que nos produce llevar a cabo de nuevo nuestras obligaciones es similar a la que experimentábamos en el colegio tras las vacaciones. En cierta forma hemos perdido hábitos y las tareas más sencillas se nos aparecen como mucho más complicadas de lo que recordábamos.
Tranquilos porque esta sensación incómoda pronto desaparece.

La vuelta se plantea de dos formas, si he conseguido desconectar o no. Si el trabajo se quedó fuera de mi ocio, es posible que aunque me cueste, vuelva a las tareas con ganas e ilusión tras haber recargado pilas. Si no, es posible que la adaptación sea más rápida pero mi capacidad de motivarme este mermada, lo que provoque que las tareas cotidianas me quemen rápidamente.

Hoy en día con las nuevas tecnologías y las mejoras de la comunicación a través del móvil han provocado que, aún alejados del trabajo, sigamos conectados a él. En el móvil nos llegan los correos electrónicos, “wasap” laborales y mensajes de las intranet. Al fin al cabo es como si llevásemos una mini ventana abierta al centro de trabajo. Desde ella nos llegan urgencias, problemas fuera de nuestro control y sensación de impotencia que nos impide descansar realmente en nuestras vacaciones.

Tenemos dos opciones, desconectar el móvil o guardar en un cajón el del trabajo en su defecto (si nos lo permiten), o acostumbrar a nuestro organismo a separar trabajo de ocio mentalmente. Para ello nos puede servir el proverbio chino “Si tienes un problema que no tiene solución, ¿para qué te preocupas? Y si tiene solución, ¿para qué te preocupas?”

Mucha suerte y Feliz incorporación