LA FUERZA DE VOLUNTAD


lograrEs entendida como esa capacidad de resistirse a la tentación de hacer lo que realmente  queremos cuando sabemos que no es lo correcto. Con lo cual es el poder que impide dejarse llevar por la inercia natural de nuestros apetitos y concentrar nuestras energías para conseguir objetivos de manera disciplinada.

¿Qué ocurre cuando esta desaparece?  

Seriamos seres que tenderíamos a los impulsos más mundanos, haríamos lo que nos apetece en cada momento sin pensar si es lo conveniente para nosotros o como afecta a los demás. Y según esta inferencia…

20140502175635

¿Qué relación existe entre la fuerza de voluntad y la empatía?

Parece que al carecer de voluntad y ser esclavo de los impulsos sale el rasgo egoísta del ser humano. Goleman, a quien se hacer referencia en este artículo del que os dejamos el enlace, relaciona estos dos conceptos a través de la inteligencia emocional. Según este autor la fuerza de voluntad es la autorregulación o la capacidad para diferir o aplazar las gratificaciones de manera racional y consistente, uno de los rasgos de la inteligencia emocional o intrapersonal. Pero además la empatía es un rasgo relacionado con la inteligencia social o interpersonal. Con lo que deducimos que la falta de voluntad da lugar a comportamientos en las personas con rasgos de inteligencia poco consolidados.

Se trata de hábitos

Hace ya muchos años, durante mis estudios de psicología, se nos decía que la capacidad de memoria del cerebro humano se producía tras en entendimiento y la repetición. Estos y otros factores descubiertos más actualmente como el papel de la emocionalidad o de la significación, producen una mayor probabilidad de recuerdo, es decir, producía que se almacenara en la memoria, aquella a la que tenemos acceso. Si extrapolamos esto a la conducta ocurre lo mismo, cada vez que repetimos una conducta en unas circunstancias similares vamos convirtiendo ese comportamiento en hábito, que nos ayuda a consolidar esa conducta haciéndola casi automática. Lo convertimos en una costumbre, esas que le gustan al cerebro porque en ellas se siente cómodo al ser situaciones conocidas y fácilmente predecibles.

crear-un-habito-2Con la creación de los hábitos establecemos formas de manejar nuestra voluntad por aquellos caminos que son enriquecedores para nosotros y que traen beneficio a mi persona y mi entorno. Cuando iniciéis hábitos positivos recordar que para que el cuerpo se haga al cambio debemos repetirlos durante 21 días.

 

Si algún día nos falta la voluntad recuerda buscar motivación y trabajar el hábito.

 

Para más información:

http://www.abc.es/familia-vida-sana/20150202/abci-cerebro-entrena-voluntad-201501301157.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s