INNOVACIÓN DE LOS RRHH. YA ESTÁ AQUÍ.


INNOVACIÓN DE LOS RRHH. YA ESTÁ AQUÍ.


“La vida es aquello que te va sucediendo mientras estás ocupado haciendo otros planes.”  John Lennon.

Esta frase lleva implícito el sentido de que el paso del tiempo conlleva, de por sí, cambios, los cuales nos afectan a todos, puesto que el ambiente en el que estamos acostumbrados a  movernos se ve alterado.
En el mundo de la empresa y en la gestión de RRHH, siempre se contaba con una serie de variables que pueden modificar nuestra estrategia y por ello, en el manejo de cualquier estrategia se utiliza la evaluación continua que ayuda a adaptar las medidas, inicialmente planificadas, por otras más adecuadas y adaptadas a las circunstancias presentes. El problema es que ahora han sucedido tantos cambios al mismo tiempo y de difícil predicción, que han creado un estado de inestabilidad, donde incluso los más avanzados estrategas se ven incapaces de asegurar nada.
El retraso de las jubilaciones y la necesidad de hacer productivo al capital humano de la empresa el mayor tiempo posible a pesar de los avances en conocimientos y nuevas tecnologías, la apertura al emprendimiento, la fuga de talentos, la inestabilidad en los puestos de trabajo y la dificultad de planificar a largo plazo, la necesidad de personas en las organizaciones con un amplio abanico competencial, el cambio en los tipos de liderazgos, la necesidad de una mayor autogestión personal de los profesionales así como una diferenciación con las empresas de la competencia,…
 Todo esto provoca que los empresarios tengamos que generar cambios a gran escala dentro de la organización empresarial, para poder implantar medidas actualizadas como:
  • Aumentar la agilidad de pensamiento de los profesionales.
  • Generar compromiso e intra-emprendimiento (cada profesional sienta como su propia empresa su puesto de trabajo).
  • Detectar y Retener el talento.
  • Fomentar la colaboración interdepartamental.
  • Insertar las nuevas tecnologías.
  • Aumentar la confianza y la calidad de la relación laboral entre responsable y subordinado.

Para implantar medidas de este tipo que requieren FORMACIÓN, es necesario tener a nuestro lado a profesionales que sepan implementar esas nuevas estrategias y acciones de mejora teniendo en cuenta la IMPORTANCIA DE MEDIR el impacto de todos estos cambios. Para ello podemos usar el Modelo de KirkPatrick para llevar a cabo la evaluación de dichas acciones:




    Si los resultados son positivos y se refuerzan adecuadamente podemos seguir introduciendo paulatinamente los cambios que necesitemos hasta conseguir la total adaptación de nuestra empresa y obtener los resultados deseables para cualquier organización.

    “O te aclimatas … O te aclimueres” (Proverbio Peruano)

    ¿Y… QUIÉN MOTIVA AL JEFE?


    ¿Y… QUIÉN MOTIVA AL JEFE?


    Continuamente leemos en Internet artículos, opiniones, etc.… y en revistas especializadas en Gestión de los Recursos Humanos, la importancia de la motivación en la empresa. Acudimos a montones de jornadas y congresos donde casi en todos hablan de mejorar la eficiencia y productividad de los empleados/as a través de su motivación, es decir, todos los profesionales estamos de acuerdo en esto, sin duda alguna.

    TODAS LAS PERSONAS MOTIVADAS TRABAJAN MÁS Y MEJOR

    Cuando comenzamos nuestra formación como consultoras de Recursos Humanos siempre se nos ha enseñado que una de las responsabilidades principales del jefe o jefa de la empresa o el gestor o gestora de un equipo es la motivación de dicho equipo, pero, Buisán2H piensa de otra manera, hemos transformando esa formación recibida con nuestra propia percepción del momento y de las necesidades del entorno laboral actual.

    Nosotras pensamos que asignar la responsabilidad de la motivación del equipo solo al jefe o jefa fomenta el modelo jerárquico de empresa. Si queremos desarrollar un modelo empresarial más horizontal y acorde con las nuevas empresas de éxito, podemos decir que…

    … esa responsabilidad de motivar al equipo debe residir en todas y cada una de las personas que forman dicho equipo, esa responsabilidad se comparte.

    Todas las personas necesitamos de vez en cuando unas palabras de ánimo, un agradecimiento cuando hacemos algo por otros, un abrazo cuando tenemos ganas de llorar, un empujoncitoen esos días malos que todos pasamos, y nosotras nos preguntamos, ¿acaso nuestro jefe o nuestra jefa no es una persona que a veces pueda necesitar un empujoncito? ¿y… quién motiva al jefe?


    Parece que tener un gesto amable con nuestro jefe o jefa es hacerle la pelota, pues no, de parte de los empleados puede haber buenos gestos hacia ellos sin intenciones ocultas.

    CONSEJO: Si somos empleados y  proponemos y hacemos las acciones de motivación hacia nuestro jefe o jefa de manera conjunta, mejor, NOS EVITAMOS HABLADURÍAS Y MALOS ROLLOS.

    Comparte tus ideas de cómo los empleados pueden motivar a su jefe, y si eres el jefe/a, cuéntanos que detalle te gustaría que los empleados tuvieran contigo.